¿Qué es la terapia Gestalt?

La idea de definir la Gestalt me resulta algo muy delicado. Yo la siento como una forma de estar consciente, en el aquí y ahora, de estar presente, de responsabilizarme de lo que pienso, siento y hago… y cómo desde ahí eso se transmite, se contagia.

Es un enfoque terapéutico creado por Fritz y Laura Perls, matrimonio de psicólogos alemanes, durante los años 50 en Estados Unidos. Se fundamentó bajo la influencia de otras disciplinas como el psicoanálisis, el pensamiento fenomenológico y existencialista, la psicología de la Gestalt, el psicodrama, Reich y sus trabajos sobre el cuerpo como coraza caracterológica y sistema de defensa (de ahí la importancia que en Terapia Gestalt se concede al cuerpo), el teatro, las filosofías orientales, etc.

La terapia Gestalt se encuadra dentro del movimiento de la Psicología Humanista, y tiene una visión global de la persona, enfatizando en las dimensiones afectiva, existencial, de responsabilidad, espontaneidad y creatividad del ser humano. En otras palabras, confía en que todo organismo tiende hacia la autorregulación, hacia el desarrollo de potencialidades y recursos propios.

Pone el foco en el aquí y ahora y facilita la expresión emocional y a través del cuerpo. La Gestalt se detiene en cada uno, facilita el darse cuenta y la asunción de la propia responsabilidad ante lo que acontece en nuestra vida. Antepone la espontaneidad al control, la vivencia a la evitación, el sentir a la racionalización y la comprensión global a la dicotomía de nuestros opuestos. En definitiva, nos acompaña en el tránsito de pasar de lo que querríamos ser a lo que realmente somos, nos acompaña en la vivencia de lo real.

Anuncios